13
Dic
07

Aprobado informe de la Comisión Investigadora para el Transantiago de la Cámara de Diputados.

 Por Ricardo J. Delpiano

Por más de siete meses la Comisión Investigadora para el Transantiago,  formada por diputados de la Concertación (oficialismo) y Alianza por Chile (oposición), investigó y debatió acerca de las responsabilidades  que competían a autoridades de Gobierno y así como quiénes se vean compromentidos en la implementación del fracasado proyecto de Transantiago.  Pese a que cada bancada realizó su propio informe, se aprobó el informe del oficialismo, debido a que  contaba con mayoría en la cámara, debido a que fue imposible ponerse de acuerdo en un sólo informe debido a que los parlamentarios oficialistas no estaban de acuerdo con el tono de las responsabilidades que se le atribuían al ex Presidente Ricardo Lagos, en el informe de los parlamentarios de derecha.

Pese a que el informe  de la Alianza por Chile no fue aprobado, los diputados oficialistas, entre ellos el Presidente de la Comisión, Patricio Hales (del partido oficialista PPD),  acordaron incorporar algunos puntos del informe de la oposición, especialmente en lo que concierne a las conclusiones y responsabilidades, pero haciendo hincapié en que ese texto corresponde a la opinión de la minoría en la comisión,  y donde se atenúa las responsabildiades del ex Presidente Ricardo Lagos y de la Presidenta Michelle Bachelet en la puesta en marcha del plan y rechaza los calificativos de “negligencia inexcusable” e “insensibilidad” en ambos casos, según se precisó a la prensa.

t13_0905_bitran_3_l.jpg

Imagen de Comisión Investigadora para el Transantiago, la cual en el día de hoy aprobó el informe acerca de las responsabilidades del Transantiago. Foto: Canal 13.

 Según lo que informa El Mercurio, “aunque identifica responsables, no establece grados de responsabilidad. Entre las autoridades de Transportes que aparecen mencionadas están el ex ministro Sergio Espejo, el subsecretario Danilo Núñez, el seremi Pablo Rodríguez, el Coordinador de Transantiago, Fernando Promis, el también coordinador Silvio Albarrán y los Directores de la Secretaría Interministerial, Henry Malbrán y Aldo Signorelli.

También se señala que “los graves problemas de Transantiago se fueron gestando durante todo el proceso de su creación hasta su puesta en marcha y desarrollo” y que “no es acertado afirmar que el diseño estaba bien hecho y que sólo se cometieron errores en su implementación”.

La instancia concluye que las autoridades de Transantiago “son responsables de haber permitido la puesta en marcha de la última etapa del plan de transporte urbano de Santiago, no obstante que una normal prudencia hacía a todas luces previsibles las consecuencias, por lo que la decisión de éstas, y su falta de previsión, no resultan explicables”.

Para la oposición si bien salió satisfecha con el informe, al menos en primera instancia,  los parlamentarios de este sector precisaron que “ganó un informe que dice la verdad, pero en forma insuficiente.. ya que “no dice todo respecto del ex Presidente Lagos, no dice todo respecto de la Presidenta Bachelet y no dice todo respecto de lo que nosotros entendemos que debe ser la visión de futuro”, según lo indicó el diputado Cristián Monckeberg. El mismo diputado en entrevista a Canal 13, indicó también que Bachelet actuó más que nada  por lealtad y siguiendo a Ricardo Lagos,  al lanzar a ciegas el  Transantiago en febrero pasado y que “es ella la que tiene la pelota y le toca hacer efectivas las responsabilidades que contiene el informe de mayoría, de la Concertación, e incluso las del informe nuestro”.

Por su parte el diputado UDI , también de oposición, Patricio Melero indicó que “Lagos es el responsable intelectual de este enorme fracaso fracaso y humillación a los chilenos, porque fue es su gobierno, bajo los ministerios que él dirigió y presidió, donde se establecieron todas las normas, todos los contratos, todos los recorridos que han causado un daño gigantesco”.

De acuerdo al informe aprobado, se establece 32 responsables del fracaso del Transantiago, encabezado por el ex Presidente socialista Ricardo Lagos y que incluye además responsabilidad a la Presidente Bachelet. Según el informe se establece responsabilidades en el siguiente orden:

Ricardo Lagos, ex Presidente de Chile: se lo responsabiliza de la iniciativa, del diseño y de la implementación de ésta política pública que se ha constituido en un desastre sin precedentes en la historia del país, con muy graves consecuencias sociales y responsabilidades administrativas y financieras cuyos efectos se harán sentir en los chilenos por mucho tiempo. El informe de la Alianza por Chile -que no fue aprobado-, aumenta las responsabilidades al ex Presidente de negligencia inexcusable, los cuales se detallan en siete puntos:

1.- El Transantiago es una política pública íntegramente concebida desde el Estado, durante su gobierno y por iniciativa suya.

2.- El programa implicó la adopción, sin debate ni público ni conocimiento parlamentario, de opciones político ideológicas como la sustitución del régimen de concesiones y mercado que regía en la ciudad por uno que el Estado, con los riesgos propios de toda planificación burocrática centralizada, determinó los recorridos; la asignación del servicio, así definido, mediante licitaciones a operadores privados organizados como macro empresas; involucró como parte del sistema al Metro de Santiago.

3- En esta concepción se negoció y con las empresas encargadas de operar los recorridos bajo contratos diseñados negligentemente por la Administración, en los que se incurrió en graves errores como contener incentivos que apuntaban inevitablemente a la prestación de un servicio deficiente con remuneraciones a los operadores bajo el concepto de demanda referencial y no por pasajero trasportado, provocando con ello el efecto perverso de que para los operadores resultaba más rentable atenerse a este concepto y sacar entonces menos vehículos a trabajar.

4.- En condiciones aun absolutamente incompletas e improvisadas, que el Presidente no pudo dejar de conocer porque que un elemental análisis técnico y un simple inventario de todo lo que no estaba aun implementado debió impedir lo que se hizo, adoptar la decisión de poner en marcha la primera etapa de el Plan el 22 de Octubre de 2005, con la evidente intención de incidir en las elecciones Presidencial y Parlamentaria que tendrían lugar sólo dos meses después.

5.- Hasta ahora esta negligencia burocrática ha significado costos y perjuicios que ha debido afrontar el Estado que superan los $400.000.000.000 sin que se pueda aun prever con certeza los que continuarán devengándose ya sea para la corrección de lo hecho deficientemente, ya sea como consecuencia de las indemnizaciones que deberán pagarse o si tal programa deba cancelarse por imposible, todo lo cual constituye una negligencia e irresponsabilidad en la determinación presupuestaria.

6.- En los hechos la decisión del ex Presidente de otorgar prioridad al gasto público en la construcción de autopistas y en la expansión del Metro dejó irresponsablemente al Transantiago, con presupuestos claramente deficitarios para alcanzar, en el mejor de los casos, los objetivos enunciados.

7.- El perjuicio moral, económico, social, familiar y laboral causado a millones de usuarios por el deterioro del sistema de trasporte no puede medirse.

8.- Resulta una paradoja trágica y una negligencia inexcusable que mientras en Chile se desarrollan campañas para reconocer y aplican tratados internacionales sobre el derecho de los niños y de los adultos mayores y se crean planes de salud que apuntan a que todos los chilenos tengan un acceso oportuno a una atención de salud digna, estos mismos grupos de beneficiarios se vean impedidos de utilizar estos servicios y de ejercer estos derechos.

9.- Finalmente no puede dejar de expresarse que fue el ex Presidente el autor intelectual de este negligente programa y las autoridades y funcionarios que ejecutaron la idea fueron de su dependencia personal y política. Igualmente debe advertirse que fue con las enormes expectativas que generó, fue él su principal beneficiario político, y que no ha podido dejar de saber que muy poco tiempo después de que dejara sus funciones, el programa debía trocarse ineludiblemente en la más grande frustración de la población. Toda la información recogida apunta a que él se involucró en esto directa y decisivamente, inclusive en las decisiones más pequeñas y de detalle y que actuó como si el proyecto fuera la creación más emblemática de su Administración, error que se vio también repetido en los casos de Ferrocarriles y en el Puente de Chiloé.

Michelle Bachelet, actual Presidente de Chile: se menciona la opinión de ella cuando reconoce a la prensa que las cosas se han hecho mal. Sin embargo el informe de la oposición señala: le da el vamos al Transantiago sin contar con infraestructura vial, ni con el número adecuado de buses, ni con sistemas tecnológicos de control de flota, ni tampoco con un sistema de pago debidamente consolidado. En segundo lugar  insiste en un sistema fracasado, pero a un costo millonario para el estado de Chile e incuantificable para millones de chilenos. Aunque sin embargo se reconoce que pidió disculpas públicamente ante los chilenos.

Fernando Promis ex coordinador del Transantiago: Se dice que es uno de los responsables directos de la mala implementación del plan. El informe lo menciona como responsable de no impedir que el Comité haya dejado de funcionar en agosto de 2006 y que “después de esa fecha, prácticamente no haya habido información ni coordinación”.

Isabel Guzmán, ex coordinadora del plan de transporte: Se dice que es responsable de “la sobrestimación de las capacidades del país”.

Rodrigo Urzúa, ex coordinador del Transantiago: Al igual que a Isabel Guzmán se le culpa de haber calculado erróneamente la coordinación del plan de transporte. Urzúa estuvo inubicable, por lo que no se consiguió su reacción.

Javier Etcheverry, ex ministro de Transportes de Lagos: Acerca de él se dice que debe responder por el diseño del plan y por optar por dividir Santiago en nueve áreas de negocios alimentadoras, cada una con un solo dueño, para así “evitar la competencia en la calle”. El ex ministro no quiso comentar respecto de su aparición en el reporte.

Henry Malbrán, director de Sectra (Secretaría de Transporte): Es otra de las autoridades a las que se asigna responsabilidad directa. A Malbrán, junto con Aldo Signorelli, se le asigna responsabilidad de los efectos sociales que han provocado las fallas de los recorridos, como también de la disminución del número de buses y del aumento de los tiempos de espera en los paraderos. Malbrán no estuvo ubicable.

Gianni López, director de Conama hasta 2003: Se le responsabiliza de “velar reductivamente por el cumplimiento sectorial de su cartera” descuidando la tarea de coordinación.

Aldo Signorelli, ex director de Sectra: Se le considera responsable de fallas de los recorridos, falta de cobertura, abandono de territorios antes cubiertos por buses, excesivos trasbordos, aumento de los tiempos de espera.

Jaime Estévez, ex ministro de Transportes de Lagos: Se le responsabiliza de la elaboración de los contratos con los operadores y la elección del operador tecnológico.

Germán Correa, ex coordinador del Transantiago y ex Ministro de Transportes: Su responsabilidad sería la “sobrestimación de las capacidades del país” e “inconsistencias de organización” en la comisión que dirigía. Además, se le culpa por la existencia de monopolios en el diseño.

Eduardo Bitrán, actual ministro de Obras Públicas: Se le acusa de “no haber promovido ni propuesto nunca la necesidad de reunirse para controlar la tarea colectiva encomendada en el instructivo presidencial, especialmente al haber sido responsable de la infraestructura”.

Sonia Tschorne, ex ministra de Vivienda: Se le responsabiliza de “no haber planteado opiniones en el Comité de Ministros”.

Mónica Zucker, ex directora de la Unidad de Servicio de Transporte del Transantiago: Se la considera que su responsabilidad adquiere mayor importancia dado su alto nivel de conocimiento y experiencia.

Andrés Velasco, actual ministro de Hacienda: Confió en lo que se le planteó, sin cuestionar su seriedad y consistencia, avalando partir el 10 de febrero.

Enrique Méndez, gerente general de la Administración Financiera del Transantiago: A la comisión no le parece consistente que siga en el cargo, pues su presencia está íntimamente relacionada con el fracaso de la gestión del consorcio bancario.

Sergio Espejo, ex ministro de Transportes de Bachelet: Se le acusa de no haber dado la suficiente importancia a la infraestructura, ignorando que ésta era un elemento básico para disminuir los tiempos de viaje.

Danilo Nuñez, actual subsecretario de Transportes: Responsable en la grave imprudencia de la puesta en marcha del plan el 10 de febrero.

Pablo Rodríguez, actual secretario regional ministerial de Transportes: Se le acusa de no haber previsto el impacto social que tendría la escasez de infraestructura y de soporte tecnológico.

Silvio Albarrán, coordinador del Transantiago: Se le acusa de no tener interés, ni proactividad en el resto de los responsables sectoriales del Transantiago ni en coordinación, reflexión o transmisión de información.

Consultora Fernández y de Cea, diseño de malla de recorridos: Se los responsabiliza de los efectos sociales que han provocado las fallas de los recorridos, la falta de cobertura, el abandono de territorios antes cubiertos por buses, los excesivos transbordos que hasta la fecha no han podido corregirse, bajo número de buses y aumento en los tiempos de espera.

Ahora el informe pasará a hacer sometido a votación en la Cámara Baja (Cámara Diputados) donde se incluirán las acotaciones de los parlamentarios de derecha, para luego ser enviado a la Contraloría de la República de Chile y a la propia Presidente Bachelet.

 Por ahora lo que nosotros y muchos usuarios podemos esperar, es que el trabajo de meses  se refleje en acciones concretas por parte del Gobierno  el cual debe tomar las medidas adecuadas ante los responsables que se señalan en la investigación, en un intento de enmendar los errores cometidos por ellos mismos y por el anterior gobierno y de la cual toda la coalición oficialista (Concertación) formó parte, pese a que en la actualidad muchos se quieren desmarcar a toda costa. 

En esa línea concuerdo plenamente con  los dichos aparecidos en un medio de prensa relevante en Chile, donde se señala que el Transantiago es el más claro ejemplo de ejercicio de irresponsabilidad política, ineptitud y demagogia, a lo que agrego que es el ejemplo más claro en como los últimos gobiernos han instrumentalizado las políticas públicas con un objetivo claro: el electoral con el fin de mantenerse en el poder, donde no por nada el ex Presidente socialista Ricardo Lagos se empeñó con lanzar esta obra antes de las elecciones  cuando no estaba lista y ya venía mal diseñada, y que Bachelet terminó de implementar con las nefastas consecuencias para todo aquel que vive o visite Santiago.

Anuncios

0 Responses to “Aprobado informe de la Comisión Investigadora para el Transantiago de la Cámara de Diputados.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: