09
Dic
07

Reportaje de El Mercurio: Cortázar vs Transantiago.

A pocos días de cumplirse el plazo que el mismo Ministro de Transportes René Cortázar fijó para la normalización del Transantiago,  el principal diario chileno El Mercurio en un reportaje extenso,  analiza el factor que juega con contra al Ministro: el cual  es la mala percepción que todavía persiste en la población  del Transantiago, pese a las medidas tomadas y que al parecer no se reflejan en la gente, pues ésta sigue sufriendo con las deficiencias conocidas.

 A continuación transcribimos el Reportaje completo de El Mercurio, realizado por la periodista  Andrea Sierra.

El factor  que Cortázar no puede manejar.

Por Andrea Sierra.

Frustración. Ésa es la palabra que más repite René Cortázar en los últimos días. Pese a sus esfuerzos por mejorar el aproblemado sistema de transportes, las críticas en la calle persisten. No obstante, intenta estar tranquilo, ilusionado en que La Moneda no escuchará las presiones y lo dejará en 2008 disfrutar de su más ansiada meta: un Transantiago que sí funcione.

 A las 16:30 horas del viernes recién pasado, René Cortázar se baja del automóvil Honda Accord con chofer, que le corresponde como ministro de Transportes y se sube al bus 401. Tras casi nueve meses en el cargo y una fuerte reingeniería al Transantiago, espera que esta vez no haya quejas, pero se equivoca.

transantiago_bus1.jpg

Pese a las medidas tomadas por el ministro, 2 de cada 10 chilenos aprueban la gestión y la forma como Cortázar a solucionado el problema del Transantiago según una importante encuesta. Foto: Plataforma Urbana.

La última encuesta Adimark reveló que apenas dos de cada diez chilenos aprueban la forma como René Cortázar está manejando el tema del Transantiago, versus casi cuatro de cada diez que lo hacían en abril. Y eso le ha dolido.

Desde que llegó al ministerio, Cortázar cambió todos sus hábitos: dejó de correr, trabaja jornadas maratónicas -de 8:30 a diez de la noche- y dedica 80% de su tiempo sólo al Transantiago. En nueve meses no sólo logró renegociar los contratos, sino también aumentar el número de buses de 5.000 a casi 6.400, incorporar más de 300 nuevos recorridos, poner en marcha viajes intercomunales (algo que no estaba en el diseño original) y disminuir los tiempos de espera, que, según cifras de la Universidad Católica, cayeron a la mitad. Pero nada ha bastado.

“Estoy frustrado”, ha dicho Cortázar a sus cercanos en los últimos días.

Es que como buen ingeniero, el ministro sabía que los cambios demorarían en notarse, pero no calculó que la herida en las personas era tan profunda que no sanaría fácilmente.

Por eso ha puesto especial atención en los mensajes que envía a las personas. El martes, por ejemplo, rechazó intencionalmente una invitación para inaugurar una feria de camiones en Santiago, para evitar que la gente piense que no se dedica al Transantiago. Además, vigiló en persona la publicidad que se lanzó esta semana para dar a conocer los nuevos recorridos y exigió que no se destacaran logros, sino que, por el contrario, se incluyeran las críticas de personas reales entrevistadas en la calle, para dar más credibilidad y volver a encantar a los usuarios.

El balance puertas adentro : “Presidenta, tengo un plan concreto”.

Con esas palabras René Cortázar inició una conversación con Michelle Bachelet a mediados de mayo, donde le propuso dar a conocer públicamente un plazo límite para normalizar el sistema: el 31 de diciembre.

“Es un plan de acción indispensable. Es muy difícil arreglar una crisis tan profunda sin un horizonte claro”, le argumentó él. Y, aunque con esa estrategia puso su cabeza en bandeja -sabe que la oposición pedirá su renuncia a fines de este mes-, en privado su balance es positivo.

Esto, pues logró tensionar a todos los eslabones del sistema, al transmitir un sentido de urgencia, lo que permitió acelerar las mejoras.

“No me arrepiento. Si no hubiese puesto un calendario, todo hubiera sido distinto”, comentó esta semana a sus cercanos, quienes le preguntan diariamente si se va o no.

En estos meses, Cortázar logró ganarse la confianza de la Presidenta y es el único ministro que tiene reuniones privadas semanales con ella. En cada cita, él da a conocer a la Mandataria todas las modificaciones y le propone pasos a seguir.

Por eso intenta estar tranquilo. Su ilusión es que La Moneda no evaluará su gestión de acuerdo con las percepciones de la gente, sino con datos concretos, que él mismo publicará a fin de año.

“Tarde o temprano los cambios van a ser bien recibidos”

Cortázar sabe que aún faltan resultados por verse. A su juicio, y eso también se lo ha dicho a la Presidenta, el sistema debería estar funcionando a la perfección a mediados del próximo año.

De hecho, los buses nuevos terminarán de llegar a fines de este mes, el próximo año empezará un recambio de micros antiguas –hoy un 30% de los buses del Transantiago no salen a la calle diariamente por pannes– y el sistema de gestión de flota se notará con fuerza en 120 días más. Además, está cambiando los contratos con los operadores para lograr que algunos buses vuelvan a hacer recorridos largos y se eviten transbordos innecesarios. Y esa es la gran confianza de Cortázar: que la Presidenta lo deje en su cargo para disfrutar de los frutos de su trabajo.

Es que para él no hay dudas. “Tengo la convicción de que he creado cambios en los cimientos del sistema, que tarde o temprano van a ser bien recibidos. Sé que va a ser un buen sistema”, afirma.

file_2007212113611emol.jpg

Gracias a la incorporación de más buses, se han podido aumentar y mejorar los servicios, pero aún el sistema está lejos de solucionarse. Foto. Emol.

Lo que se viene de acá a fin de año para el transporte urbano de Santiago:

1.- Más recorridos y fiscalización: Entre el 18 y el 19 de este mes lanzará más recorridos y reforzará el sistema de corredores segregados por medio de más inspectores, multas y fiscalización, lo que permitirá agilizar los tiempos de viaje.

2.- Gestión de flota:  Pondrá en plena operación el sistema provisorio de gestión de flota, lo que evitará aglomeraciones de micros vacías y largas esperas en paraderos.

3.- Precios de pasajes: Cortázar aún no tiene una decisión clara, pues la Presidenta le prohibió subir los valores hasta que el sistema funcione a la perfección. Pese a ello, sabe que tendrá que tomar un camino, pues es claro que hoy el Transantiago no se autofinancia.

4.- Para el 2008:  Construcción de vías segregadas -se edificarán 200 kilómetros en cinco años- y se hará el recambio de todos los buses antiguos por nuevos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: