03
Nov
07

La gran estafa de usuarios al Transantiago

Por Ricardo J. Delpiano

En los artículos que acá en SoloBondis ha venido entregando sobre los problemas del sistema de transporte urbano de la ciudad de Santiago, hemos visto cómo los usuarios califican de estafa por parte de las autoridades el servicio de Transantiago, por todos los problemas y irregularidades. Sin embargo en esta oportunidad hablaremos de estafa, pero en el sentido opuesto, los usuarios hacia el Transantiago. Y sí, aunque parezca increíble son los afectados los que están realizando día a día estafas al sistema dañando aún más el decaído sistema de transporte público de la capital chilena.

La denuncia, realizada por el Diario La Segunda, responde al fraude que se está llevando a cabo con el sistema de pago: la Tarjeta BIP, con falsificaciones y donde muchos adultos aprovechándose de las deficiencias del sistema buscan evadir el sistema o pagar la tarifa reducida utilizando la tarjeta BIP para Estudiantes, llegando al extremo de personas mayores usando tarjeta BIP para Estudiantes de Básica (los estudiantes de enseñanza básica viajan gratis).

Tarifas tarjeta BIP:

Adulto : 380 pesos en horario normal y 420 pesos en horario punta (entre 0,76 y 0.90 centavos de dólar).

Estudiante: 130 pesos (0,2 centavos de dólar).

La forma principal de adulteración de las tarjetas, se hace simplemente falsificando una tarjeta BIP normal en una simple impresión en un papel común y corriente la cual se coloca sobre la tarjeta BIP que realmente se usa (la del Estudiante u otro usuario), así el conductor no tiene como saber visualmente si la tarjeta que el pasajero porta es la correcta o no, aunque en la práctica el conducto se da cuenta del fraude por los distintos sonidos de cada tarjeta, pero que poco puede hacer frente al resto de los problemas y situaciones a las cuales está atento.

tarjetabip.jpg

Sistema de cobro del Transantiago a través de la Tarjeta BIP. En la imagen se muestra el correcto uso de ésta.

Según las denuncias realizadas ante el Ministerio Público, se habrían detectado que las falsificaciones tendrían un costo de $10.000 (pesos chilenos) o unos 20 dólares aproximadamente. En la red de Metro, el lugar donde se han detectado menos fraudes de este tipo, han retenido 14.592 tarjetas BIP adulteradas de las cuales el 85% de ese total eran tarjetas que no correspondían al usuario.

Según lo denunciado por La Segunda, las estaciones del Metro donde han habido más fraudes son Las Rejas (Línea 1), La Cisterna (Línea 2), ambas ubicadas en sectores populares de la capital. Esto porque gran parte de los sectores más pobres o con menos educación busca aprovecharse de las deficiencias del sistema para evadir los cobros y viajar gratis, a lo que también debemos añadir una cierta forma de protesta por el mal servicio y la falta de soluciones por parte del Estado, eso sin considerar que algunos grupos de izquierda hacen un directo llamado a no pagar el transporte. Sin emabrgo estos problemas no son focalizados, ya que la evasión está en todas partes, algo que los mismos monitores del Transantiago afirman, donde cada día tienen que lidiar con usuarios que se saltan los puntos de cobro o suben por atrás del bus.

Consultadas las autoridades sobre este problema, éstas respondieron que la falta de fiscalización hace que sucedan todos estos inconvenientes, aunque en la práctica parte de las irregularidades se deben a las deficiencias que presenta el sistema y que deben ser normalizadas de aquí a fin de año. Por ejemplo todavía hay muchos buses donde los validadores de la Tarjeta BIP no funcionan o no están instalados y que muchos usuarios evaden el sistema subiendo por las puertas que no corresponde, aprovechándose del caos y desesperación de al gente por conseguir subir a un bus.

Según las autoridades, la evasión de los usuarios al Transantiago ronda el 40%, es decir poco o nada ha disminuido desde principios de año, siendo otros de las debilidades del sistema de transporte que supuestamente iba a ser el ejemplo en Sudámerica.

A juicios de los expertos en transporte y sociólogos, la gente en Santiago frente a la poca solución del sistema por parte del Gobierno se ha ido acostumbrando a viajar gratis o a evadir el sistema, más aún cuando no están los mecanismos de control. En este sentido una de las medidas que se debió haber tomado desde un comienzo, era establecer zonas pagas claramente definidas como existe hoy en día en Bogotá con el TransMilenio o en Curitiba, Brasil.

En todo cualquiera sean las irregularidades, nada justifica la evasión y la viveza de la gente para evitar el cobro y realizar fraudes al sistema y que en la práctica más que ayudar o ser una protesta contribuyen a arruinar aún más al fracasado sistema de Transantiago.

Anuncios

0 Responses to “La gran estafa de usuarios al Transantiago”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: