09
feb
08

Aniversario Transantiago: Sólo Bondis sale a terreno.

Por Ricardo Delpiano.

Estamos en el aniversario del drástico cambio que significó para los santiaguinos moverse por la capital. Hace un año y tal como se había establecido, luego de varios retrasos y cambio de fechas, se dio el vamos a la puesta en marcha del plan Transantiago, con serias consecuencias para la población, pues afectó transversalmente a todos. El sistema prometía transformar el desorden e ineficiente sistema anterior de los buses amarillos, por uno moderno, eficiente, digno de cualquier país desarrollado. Sin embargo producto de la improvisación, los errores en el diseño y en la implementación y de la instrumentalización de las políticas públicas, el plan se convirtió en una pesadilla para usuarios y para el actual gobierno, cuyas consecuencias todavían están presentes en el día de hoy.

La gran cantidad de irregularidades del sistema, obligó al Gobierno y a empresas a tomar medidas para revertir la situación tanto desde el punto operativo, como técnico, el cual se ha estado llevando a cabo en los últimos meses, bajo la gestión del Ministro de Transportes René Cortázar, a quien se le encomendó la tarea de reorganizar un nuevo sistema de transporte público bajo el alero de Transantiago. Hoy a un año del 10 de febrero del 2007 y luego de la implementación de una serie de medidas esenciales, el Ministro Cortázar ha logrado darle una nueva cara al plan de transporte urbano de la capital, y pese a que todavía persisten algunos problemas, las mejoras ya pueden sentirse: nuevos recorridos, disminución paulatina en los tiempos de espera y de viaje son sólo ejemplos.

En este sentido, y con motivo del aniversario del plan de transportes, Sólo Bondis salió a recorrer parte de la capital utilizando Transantiago en todo momento del viaje. Para esto ideamos cinco rutas entre distintos puntos de Santiago, en las cuales pudimos apreciar parte de la realidad actual sistema, más allá de declaraciones de autoridades y expertos, cifras y datos, sólo la mirada del usuario común. En nuestros viajes conversamos con otros pasajeros, los cuales nos dieron opiniones y vivencias sobre el sistema de transportes. Nuestra experiencia durante una mañana por Santiago la transcribimos a continuación.

Viaje Nº1: Las Condes – Alameda/Los Héroes en hora punta de mañana.

Para nuestro primer viaje nos trasladamos, poco antes de las ocho de la mañana, a la esquina de Av. Fleming con Tomás Moro con destino hacia el centro de la capital. En esta oportunidad y dado la hora, utilizaremos la combinación de bus y metro con el fin de llegar lo antes posible a destino. Son las 08:10 am el paradero luce semi vacío, un bus de la 501 acaba de pasar llevándose a la mayoría de los pasajeros que a esa hora se encontraba y que no eran más de 15, los cuatro pasajeros que no subieron estaban esperando el recorrido 427 (Pudahuel-Las Condes) el cual no pasaba en más de 15 minutos según lo que dijo un señor de unos 45 años aproximadamente con tenida semi formal y que nos agregó más tarde: “este recorrido es pura suerte, a veces pasa rápido y otras veces no pasa nunca”. Nosotros no tuvimos problema, otro bus del recorrido 501 pasó a los 3 minutos de haber llegado al paradero con muy pasajeros en su interior. Nos subimos sin dudar, y a los pocos segundos estabamos avanzando por Av. Tomás Moro para luego tomar Av. Bilbao.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-001.jpg
Bajando por Avenida Bilbao a bordo del troncal 5, recorrido 501. Foto: Ricardo Delpiano.

Pese a que nuestra 501 paró en todos los paraderos, el viaje hasta estación Bilbao de la Línea 4 fue rápido, pues utilizamos las vías segregadas para transporte público que en el día de hoy todos los automovilistas respetaron. Nuestro bus era una de las ex “micros amarillas” y pertenece al empresario Manuel Navarrete; pese a su uso que se nota, luce en buen estado, no así otros buses del mismo recorrido que hemos podido apreciar otros días. A las 08: 20 am estábamos descendiendo del Caio y próximos a combinar con la Línea 4. Antes de bajar a la estación apreciamos el panorama alrededor: un tránsito fluído de personas y zonas pagas con bastante menos gente que de costumbre.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-002.jpg
Zona paga de Bilbao con Tobalaba a las 08:20. Foto: Ricardo Delpiano

Mientras descendíamos por las escaleras de la estación, numerosa gente apurada se nos cruzaba, validamos nuestra tarjeta BIP en el torniquete del metro y pasamos. A los pocos segundos llegó un tren, totalmente lleno y que fue imposible conseguir subirse, unos pasajeros lo intentaron otros ni siquiera se tomaron la molestia de hacerlo. Esperamos el siguiente que llega al rato, esta vez y pese la cantidad de personas logramos subir. Vamos ahora hacia Tobalaba para continuar el viaje hasta el centro por la Línea 1. Al llegar a la estación terminal, todavía vemos los pasajeros del tren anterior esperando subir por las escaleras, son las 08:36 am. Combinamos rápidamente a la Línea 1, mucha gente y los guardias de Metro intentan ordenar el flujo de personas. Arriba de unos de los nuevos trenes comprados recientemente proseguimos nuestro viaje sin novedad alguna hasta estación Los Héroes a la cual llegamos a las 08:56. Subimos por las escaleras para salir hacia Alameda. En el puente de la estación, intentamos conseguir una fotografía panorámica de la situación, pero un carabinero se nos acerca muy respetuosamente y nos dice: “Señor, no lo tome a mal, pero no se puede sacar fotos en el Metro, porque es una empresa estratégica del sistema y del Estado”. Preguntamos las razones de la medida, pues primera vez que teníamos conocimiento de esa regla y que nos sucedía algo similar, de hecho en nuestro viaje tomamos varias fotos en Metro al lado de otros guardias de la empresa y carabineros y nadie nos dijo algo similar. Sin entrar en discusión mayor, salimos de la estación Los Héroes a las 09:05. El viaje fue normal sin novedad alguna.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-004.jpg viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-008.jpg
Aspectos de los vagones de la Línea 4, estación Bilbao (izquierda) y Línea 1 (derecha). Foto: Ricardo Delpiano.

Viaje Nº2: Alameda (Barrio República) – Plaza Puente Alto.

Continuando con nuestro recorrido es hora de realizar nuestro segundo viaje. Ahora nos desplazaríamos desde el barrio República ( Alameda Bernardo O’Higgins esquina con la calle República) hasta el sur de Santiago en la Plaza de Punete Alto. Nos dirigimos al paradero son las 09:18 de la mañana las calles hcia el oriente todavía lucen medio vacía, en los primeros ratos se nota una poca cantidad de buses en ambos sentidos. Cada cierto rato aparecen los buses articulados especialmente de las líneas 401 (Maipú -Las Condes) 401C (Maipú-Santiago Centro), 406 (Pudahuel-Cantagallo), 426 (Pudahuel-Lo Barnechea), todos en número de 2 o 3 buses al mismo tiempo y dónde sólo algunos se detenían en el paradero correspondiente.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-010.jpgviaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-012.jpg

Detalle en Alameda, sector Los Héroes, a las nueve de la mañana. Foto: Ricardo Delpiano.

Decidimos hacer una prueba al recorrido que ibamos a tomar para llegar a Puente Alto, el 210 operado por SuBus, y comprobar si era cierto la regularidad y control de flota que realiza la empresa (recordemos que esta empresa desarrolló un sistema propio de gestión de flota). A las 09:32 pasa el primer bus del recorrido 210 a media capacidad, que tras recoger a dos pasajeros sigue su camino. El segundo bus pasa por el mismo paradero a las 09:38 un poco más lleno que el anterior, y finalmente pasa un tercer bus 5 minutos más tarde, articulado que abordamos, por lo que podríamos deducir que en ese tramo los buses pasaban con una frecuencia de 5 a 7 minutos aproximadamente. Son las 09:43.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-013.jpg
Con un papel pegado en el paradero se improvisa la señalización de los nuevos recorridos. Foto. Ricardo Delpiano.

La característica de los buses operados por SuBus es que poseen el sistema de torniquete como el metro, algo que no utilizan otros operadores. Pese a ello una señora no se inmuta y viaja sin pagar por delante del torniquete hasta que llegó a destino (se bajó en el paseo Ahumada), sin que el chofer le dijera nada.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-014.jpg
Al interior del 210, se aprecia a la señora, próxima a bajarse, viajando delante del torniquete. Foto: Ricardo Delpiano.

Nosotros validamos la tarjeta BIP nuevamente y nos ubicamos en los primeros asientos (el bus relativamente vacío). Una señora que viajaba al lado mío al ver la cámara y las fotografías me consulta para que son las fotografías y si pertenecía de algún diario. Le expliqué un poco y aunque quedó con una cierta duda, me empezó a comentar algunas opiniones sobre el sistema. “El transantiago es un desastre todavía.. es peor que el sistema anterior, porque antes yo me demoraba menos y en una sola micro. Lo bueno son las micros nuevas aunque a veces se hacen estrechas”. Mientras pasábamos por el Palacio de la Moneda, me agrega otro comentario: “me gustaría que la Presidenta viaje en transantiago para que vea como vamos, claro que sin cámaras porque ahi todo funciona de mil maravillas… todos los políticos son iguales hablan y hablan pero no hacen nada.” Llegando al hotel Crowne Plaza, próximos a doblar hacia el sur para tomar Av. Vicuña Mackenna, nos pudimos percatar que unos obreros contratistas, estaban limpiando y borrando los rayados de un paradero de una improvisada zona paga, aunque muchas veces el esfuerzo es inútil pues al poco tiempo vuelven aparecer los rayados. similar situación apreciamos en el paradero “Pedrero” de Vicuña Mackenna con Departamental en La Florida.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-015.jpg
Limpiando graffitis en un paradero en Plaza Italia. Foto: Ricardo Delpiano.

Son las 09:58 y en Vicuña Mackenna con Bilbao nuestro bus dio el alcance al bus 210 que lo precedía, y así seguimos por los 20 minutos siguientes. Pasando Camíno Agrícola se suben dos jóvenes por la puerta delantera, le dicen permiso al chofer y pasan sin pagar, sin que el chofer diga algo; la gente no dice nada tampoco, pareciera estar resignada a ver lo mismo todos los días. En el paradero 14 sucede algo similar, mientras unas personas bajan un señor mayor, muy tranquilo en su paso, sube a vista de todo el mundo por la puerta de atrás y por ende sin pagar, y agarra el primer asiento que encuentra y charla con algunos pasajeros preguntando algo por “el Sótero” (refiriéndose al Hospital Sótero del Río en Puente Alto).

Llegamos al semáforo de Avenida Trinidad (La Florida) a las 10:20, el chofer del articulado 210 que nos precedía le grita por entremedio de las puertas: “¡Vamo’ igual!”, a lo que nuestro chofer contesta: “¡No conozco los paraderos, vengo recién del curso.. estoy cachando, tengo que familiarizarme todavía con esto!” . Más adelante nuestros buses se alejan y nosotros que íbamos atrás ahora pasamos adelante. Hospital Sótero del Río en Puente Alto, se bajan una cierta cantidad de personas, incluído el cuestionado señor mayor, quien antes reclamó un poco porque el chofer no le habría la puerta. El bus queda casi vacío y llega así a Plaza Puente Alto. Son las 10:27, es decir nos demoramos 45 minutos desde República hasta Plaza Puente Alto, algo bastante rápido considerando las distancias, lo que fue influído por el escaso tránsito de vehículos hacia el sur por Vicuña Mackenna, algo muy distinto a otras horas.

Viaje Nº3: Las Mercedes (Puente Alto)-Huechuraba (Santiago Norte).

Ahora viajaremos de extremo sur a extremo norte de la capital. Con el sistema antiguo, antes con una línea posible viajar desde Puente Alto a Huechuraba (con el recorrido 434), ahora con transantiago debemos utilizar las combinaciones que el sistema brinda: en nuestro caso viajaremos con el recorrido 205 hasta paradero 25 de Santa Rosa, ahí combinaremos de nuevo con la red de Metro para llegar a la estación Vespucio Norte y tomar un pequeño tramo con un alimentador de la Zona B. Sin perder tiempo, volvemos al ruedo.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-017.jpg

Son las 11:00 de la mañana, el calor comienza a sentirse y el comercio en Puente Alto ya abrió y se nota bastante la mayor cantidad de personas en las calles. Nos dirigimos al paradero correspondiente y esperamos el bus Nº205. El bus otro Caio articulado similar al que nos trajo hasta acá, luce vacío sólo 4 pasajeros viajan en él. Este recorrido también es operado por SuBus por lo que posee el mismo sistema de ingreso. Nos ubicamos al final del bus, dónde en esta sección apreciamos bastantes graffitis y rayados en los paneles y ventanas. Nuestro recorrido es hacia el norte por Av. Concha y Toro hasta la Av. Gabriela, dónde viramos hacia el poniente (oeste) para luego tomar Av. Santa Rosa con rumbo norte. En un paradero nos bajamos para comprobar las frecuencias, tomarías el siguiente bus del recorrido 205, el cual pasó 7 minutos más tarde. Este articulado está un poco más lleno que el anterior. Llegamos al paradero 30 de Sta. Rosa hay una gran cantidad de gente en el paradero. Aprovechándose de que unos pasajeros se bajaban ahí, se abren las puertas traseras y la gente en la calle corre a subirse por atrás evadiendo el pago, sólo unos pocos que honradamente suben como corresponde pagan la tarifa. Ahí también sube un par de mimos, artistas callejeros, que intentan alegrar el viaje infructuosamente; mucha gente muestra cansancio, otras indiferencia. Son las 11:35 y estamos bajándonos en el paradero 25 y nos dirigimos a tomar el Metro en la Línea 4 A.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-018.jpg
Por La Pintana, en el “205″. Foto. Ricardo Delpiano.

En la estación Santa Rosa, una de las más concurridas de la Línea 4A después de La Cisterna, se aprecia una cantidad considerable de personas en ambos andenes. En esta oportunidad tomamos el andén hacia La Cisterna, y al poco rato de bajar llegó el tren el cual abordamos sin problema alguno. En su interior no habían asientos disponibles pero si bastante espacio libre en los pasillos. Siguiente estación San Ramón y posteriormente La Cisterna a la cual llegamos a las 11:48. Al descender del tren tuvimos que esperar mientras que subiera la mayoría de la gente, pues el escaso espacio del anden y las escaleras de las estaciones de la Línea 4A hace bastante lento el flujo. Un par de personas más toman la misma decisión: mejor esperar, dónde uno comenta “yo no entiendo como hicieron está weá’ más grande… estamos Chile, acá siempre se hacen las cosas así, a medias”. Una vez que subió la mayoría de las personas pasamos nosotros, dirigiéndonos por los pasillos de “La Cisterna” con paso algo rápido al igual que el resto de la gente. Llegamos a la Línea 2, mientras un tren estaba dejando la estación, habría que esperar.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-020.jpg
Estación Santa Rosa, Línea 4A. Foto: Ricardo Delpiano.

A los 3 minutos llegaba el siguiente tren, el cual realizó el cambio de anden antes de entrar a la estación listo para salir inmediatamente. Ahora por la Línea 2 nuestro vagón se fue llenando en cada estación, siendo el máximo de personas en el tramo entre las estaciones Parque O’Higgins y Los Héroes. Tanto en esta estación como en Santa Ana (ambas estaciones de combianción con Línea 1 y Línea 5 respectivamente) los tiempos de espera fueron mayores. En el tramo desde Puente de Cal y Canto hastaVespucio Norte, el tren fue quedando vacío poco a poco, llegando a la estación terminal con muy pocos pasajeros.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-021.jpg
En viaje por la Línea 2 entre Parque O’Higgins y Toesca. Foto. Ricardo Delpiano.

Al descender a eso de las 12: 25, nos dirigimos hacia la reciente estación intermodal buscando combinar con nuestro alimentador rojo (color que distingue a la zona B). La estructura de la nueva estación intermodal es muy similar a la utilizada en la estación Pajaritos de la Línea 1, dónde los buses alimentadores pasan al exterior de ésta, dejando sólo el interior para los buses interurbanos y de larga distancia. En la nueva estación intermodal constatamos que falta definir mejor las paradas de los buses alimentadores, pues sóo un paradero común indican que es parada de buses, sin ningún tipo de señalización, de hecho los choferes se detienen unos metros antes y no en el paradero donde corresponde. Diez minutos después tomamos el alimentador B16, un Ciferal en deficiente estado, pero que todavía cumplía su objetivo, llevándonos a destino en la calle Pedro Fontova, seis minutos más tarde.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-024.jpgviaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-025.jpg

 

Viaje Nº4: Recoleta-Las Condes (Escuela Militar) en Bus Clon Metro.

A las 13:00 era tiempo de probar los buses Clones del Metro, que poco a poco han ido desapareciendo en cantidad a medida que se agregan los nuevos recorridos prometidos. Recordemos que una de las primeras medidas para intentar descongestionar la red de Metro, fue establecer este tipo de servicios con buses que circularan paralelo a las líneas deteniéndose en las estaciones. Sin embargo dado la desconfianza que tenía el público por la rapidez del servicio, los buses clones tuvieron un poco éxito, aunque sirvieron para aumentar las frecuencias en ciertos trayectos.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-027.jpg
A bordo de nuestro bus “Clon” entrando a la comuna de Vitacura. Foto: Ricardo Delpiano.

Tras un poco de espera, llega un Marcopolo Gran Viale de los llamados buses de 12 metros completamente vacío listo para iniciar el servicio. Pese a que el bus intentó parar como corresponde en el paradero, un bus privado bloquea la zona de detención y nos vemos obligados a subir en segunda fila. Tres personas suben solamente, incluyéndonos. Esperamos un rato a otros posibles pasajeros y al no subir ninguno el chofer inicia la ruta por la caletera sur de la autopista Vespucio Norte Express a baja velocidad que díficilmente habrá pasado los 40Km/h. Sólo después de las curvas de la subida “La Pirámide” el bus acelera por Américo Vespucio ya en la comuna de Vitacura. En cada uno de los paraderos que paramos el chofer no parecía tener prisa pues se dignó a esperar a cualquier posible pasajero, por lo que a veces consiguió una pifia de los otros pasajeros que íbamos en él. El bus se llena en Av. Vitacura, sólo un obrero se aprovecha de la puerta trasera abierta y evade el pago, el resto sube al bus como corresponde. Pese a que este viaje fue el más lento de todos los realizados, llegamos a Escuela Militar a las 13:34, gracias al poco tráfico en las calles a esa hora. Mientras descendíamos, se puede apreciar un cambio de pasajeros en el bus, la mayoría hacen conexión con la red de Metro.

Viaje Nº5: Interno Zona C, Escuela Militar- Los Dominicos.

Son casi las dos de la tarde, el calor se siente, los paraderos bajo el puente de Apoquindo están con relativa cantidad personas. En la primera calle, varios buses de color naranja se encuentran estacionados, mientras los choferes conversan en un espacio improvisado entre medio de las obras del nuevo Sub Centro de Las Condes que se termina de construir en las antiguas galerías del Metro. Sólo uno limpia su bus, el resto aguarda su turno para salir. Nos dirigimos hacia la vereda sur de Apoquindo para tomar nuestro bus hacia Los Dominicos.

 

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-028.jpg

El paradero es un punto neurálgico, pues acá las personas combinan desde el Metro para seguir su viaje a la Zona Oriente. Es un paradero cosmopolita, pues uno se encuentra desde ejecutivos, jóvenes, dueñas de casa hasta las personas más humildes. Es el mismo paradero que durante el 2007 vivió momentos complicados con bloqueos de calles, tumultos de personas debido a la escasa frecuencia de los buses. Hoy pese a que hace tiempo no sucede eso y la cantidad de gente es mucho menor, el paradero está atestado de gente y evidencia que los buses no han pasado.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-029.jpg

De todos los paraderos que funcionan en Escuela Militar, este es el único donde se implementó la “Zona paga”. A pesar de la improvisada estructura cumple su objetivo y permite ordenar el flujo de la gente y evitar la evasión, gracias al trabajo de varios monitores de Transantiago. Unos se encargan de cuidar los validadores y que la gente haga un correcto uso, otros ordenan a la gente, una joven de no más 25 años con un megáfono anuncia los recorridos que se acercan, mientras otras está con radio, reloj y un tablero anotando los buses que pasan y la frecuencia del servicio.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-031.jpg

Tras validar, entramos al paradero, por la cantidad de gente no nos es posible avanzar más allá. Le pregunto a un trabajador sobre los recorridos y me contesta: “no pasan hace rato, llevo más de 10 minutos acá y todavía nada. Yo vengo desde Puente Alto y voy pa’ allá arriba en Lo Barnechea, y todos los días es lo mismo. Ni hablar en las tardes, que es peor hay que hacer la cola pa’a subir y correr cuando llega una micro. Y si te atrasai ‘ tai cagao porque en la noche no pasa ni una weá…y hay que tomar cualquier micro que pase…” “Pero se nota igual que hay más micros pero siguen los problemas, no hay solución”. En eso se acerca un bus, un articulado Gran Viale del recorrido 426 a Pudahuel-Lo Barnecha, es uno de los nuevos recorridos inaugurados hace unas semanas. La gente corre hacia las puertas para conseguir subir. El trabajador con quien charlábamos tuvo suerte, llegó su micro. Al rato llegan otros tres articulados más correspondientes al 401, 406. 5 minutos después arriba un 427.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-032.jpgviaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-038.jpg

Paradero de Escuela Militar, luego de una espera comienzan a llegar los servicios. Foto. Ricardo Delpiano.

Tomando las palabras de la primera persona que nos comentaba la irregularidad de las frecuencias, decidimos ver cuando tardaba en pasar el siguiente bus “de la 427″. Mientras tanto los monitores se ubican en cada puerta de y gritan: “¡Acá hay espacio!”,Ya cierra no má”, la del megáfono anuncia: “cuatrocientos uno” (es el segundo bus 401 que pasa en menos de 2 minutos). una señora alega en voz alta: “¡De nuevo el mismo!” Son las 14:17 y llega la 427 nuevamente. Se sube gente, nosotros lo hacemos por la puerta de atrás porque hay bastante espacio, conseguimos un asiento y al minuto comenzamos avanzar por Av. Apoquindo a una velocidad más o menos rápida. Mientras observabamos el tráfico por Apoquindo hacia el poniente, vemos nos cruzamos con otros buses articulados de la 401, 406 y los pequeños buses de la C2. Paramos en “La Gloria”, “La Capitanía” y “Apumanque”, donde se bajó parte de la gente que iba en el articulado. Pasamos el Estadio Italiano y enfilamos hacia Los Dominicos, para bajarnos en antes que el bus continuara por Av. Tomás Moro. Son las 14:29. En este tramo no percibimos ningún tipo de evasión como si ocurrió en los otros casos.

viaje-improvisado-en-transantiago-aniversario-042.jpg

Finalizamos nuestro recorrido por parte de Santiago, el cual empezamos a las 07:30am . En nuestro trayecto no tuvimos mayores complicaciones, nuestros tiempos de viaje fueron normales y en algunos bastante inferiores como el viaje desde Puente Alto a Huechuraba, dónde gracias a la posibilidad de hacer combinaciones sin costo alguno, pudimos utilizar los servicios de buses y Metro, ahorrando tanto en dinero como en tiempo de viaje, lo que fue muy provechoso. Constatamos también que la evasión sigue, aunque ha disminuido según lo indican las autoridades y en cierta forma se aprecia, sin embargo están los que siempre buscan aprovecharse. En nuestro caso apreciamos mayor evasión en la zona de Santiago (La Florida, Puente Alto, La Pintana y La Granja). En este sentido la implementación como corresponde de más Zonas Pagas debiera ser una preocupación esencial en materia de infraestructura de Transantiago, especialmente en aquellos más concurridos. Estas zonas debieran estar dotadas de una estructura adecuada, no la actual que es improvisada, que impida cualquier tipo de evasión, tal como ocurre en las ciudades con sistema de transportes similares como Bogotá (Transmilenio) o Curitiba.

En nuestro recorrido también constatamos avances en la implementación de corredores para buses y mejoramiento de la calidad del pavimento en las avenidas, como es el caso de Vicuña Mackenna en La Florida y en Avenida Santa Rosa, así como la implementación de las vías segregadas que no siempre se respetan por parte de los automovilistas. La realización de estas obras sin duda contribuirán para acelerar la velocidad promedio de los buses. Lamentablemente éstas obras debieran haber sido completadas antes de la puesta en marcha del Transantiago y no durante el sistema.

En relación al estado de los buses es variable. Hay una mayor cantidad de buses nuevos, aunque todavían se aprecian las ex “micros amarillas” especialmente en horas de alta demanda, en los servicios alimentadores y algunos recorridos troncales pertenecientes a la empresa de Manuel Navarrete ( como el caso del recorrido 501 por ejemplo). En los interiores de los buses tanto en las ex amarillas como en los nuevos buses se aprecian rayados y graffitis en cantidad, pese a que una de las promesas era que no se iban a aceptar este tipo de cosas. Pero debido a la falta de buses y la necesidad de cumplir los servicios, esto pareciera que ha quedado en segundo lugar.

Respecto al Metro sólo tuvimos problemas al subir en la Línea 4 por la gran cantidad de personas en su interior, debiendo esperar el siguiente tren. En la Línea 1 a pesar de la cantidad de gente no tuvimos inconvenientes. Lo mismo ocurrió en las Líneas 2 y 4A.

Hay que considerar también que el poco tráfico ayudó bastante en nuestros desplazamientos por la capital, debido a que estamos en plena época de vacaciones, razón que en parte explica una menor cantidad de personas en las calles. La menor cantidad de personas en los buses y metro debiera responder a la implementación de nuevos recorridos y aumento de los buses, lo que ayuda mejorar en algo al malogrado sistema.

A un año de Transantiago, se constata que hay avances, tanto por cifras, estudios y por experiencias en terreno, pero todavía falta camino por recorrer. La prueba de fuego de las medidas implementadas por el Ministro Cortázar será en marzo próximo cuando todas las personas reasuman sus funciones y nuevamente ahí volveremos a constatar en terreno la situación.

04
feb
08

Inaugurada la nueva estación intermodal Vespucio Norte.

Por Ricardo J. Delpiano

A pocos días del aniversario del Transantiago, el Ministro de Transportes René Cortázar inauguró las obras de la nueva estación intermodal de Vespucio Norte, ubicada en la comuna de Huechuraba al norte de Santiago en el mismo emplazamiento donde funciona la estación terminal del mismo nombre de la Línea 2 del Metro.

Esta nueva estación, se suma a las otras tres ya en funcionamiento en La Cisterna (Línea 2), Bellavista de la Florida (Línea 5), y Pajaritos (Línea 1) y permitirá a los pasajeros combinar la red de Metro con las líneas de buses del sector norte de Santiago (Zona B principalmente), así como con los buses interurbanos a las localidades en la salida norte de la capital como son Lampa, Batuco, Colina, y las ciudades de San Felipe y Los Andes, además de algunos servicios internacionales a Mendoza, constituyendo una alternativa para el pasajero que llega desde el norte, permitiendo evitar el ingreso al centro de la capital.

Inicialmente la nueva estación intermodal tendrá un promedio de 180 salidas de buses diarios, para alcanzar hasta las 400 salidas a finales de año, según lo que se informó a los medios locales, y se estima que la estación tenga un flujo de pasajeros de 12 mil pasajeros. El costo de esta obra asciende a 1.350 millones de pesos y constituye una de las grandes obras necesarias para la ejecución del plan transantiago.

Durante la inauguración, el Ministro Cortázar hizo un balance del primer año de lo que ha sido Transantiago indicando que “constatamos es una mejora, como resultado del aumento de buses, como resultado del cambio en los contratos, mejora en los tiempos de espera y mejora en los recorridos” y que …”hay hechos concretos que dan cuenta de los avances como el estudio de la Universidad Católica, que muestra que las personas que tienen largos tiempos de espera en los paraderos han caído a la tercera parte y los tiempos de espera promedio han disminuido en alrededor de un 30 por ciento”, según señaló el diario El Mercurio.

estacion-modal-vespucio-norte_la-tercera.jpg
Nueva estación intermodal Vespucio Norte en la comuna de Huechuraba: permitirá conectar la red de Metro con los servicios de la zona norte de Santiago y los buses suburbanos, interprovinciales e internacionales. Foto: La Tercera.

Nuevas tarifas para la tarjeta BIP.

Mientras tanto, Febrero también comenzó con novedades para el sistema de pago, pues la tarjeta magnética aumentó sus valores a $1.200 para la tarjeta BIP al portador y de $2.150 para la tarjeta BIP personalizada. Estos valores se mantendrán durante todo el año y comenzaron a regir desde el 1º de Febrero.

03
feb
08

El costo de Transantiago para Chile: US$ 2.816 millones en menos de un año!

 Por Ricardo J. Delpiano y Diario El Mercurio

 Estamos a pocos días del primer aniversario de la puesta en marcha plan Transantiago y todos comienzan a hacer sus balances de lo que ha sido el primer año de este otroro “plan estrella”,  los cuales no van a distar mucho de lo que les hemos estando llevando a Ustedes a través de este medio. Dentro de todos estos balances, en el día de hoy el Diario El Mercurio publicó un pequeño análisis de lo que  ha significado el plan Transantiago en materias de gasto para el Gobierno, el cual supera a cualquier política pública  que se ha encaminado en los últimos años.

En este sentido, y según lo que se informa el plan Transantiago en sólo un año a costado más que los planes en seguridad ciudadana, políticas sociales y promoción del desempleo en los dos últimos años del gobierno anterior, lo que resulta bastante interesante de considerar para ir evaluando las posibilidades reales para que el sistema se autofinancie como lo aseguran las autoridades de Gobierno. 

file_20072121216.jpg

Foto: Emol.

Tomando un resumen de todo lo invertido,  el plan Transantiago se ha salido del presupuesto en unos US$200 millones, sin contar el déficit de los US$40 millones adcionales y los casi dos millones de dólares que el pierde a diario el sistema, ni tampoco los gastos para el personal contratado como los monitores en los paraderos. Según explicó Ana Luisa Covarrubias de Libertad y Desarrollo al diario, los  200 millones de dólares se desglosan de la siguiente manera:

- 23 medidas anunciadas por Bachelet en marzo junto a Sergio Espejo: US$ 28 millones.

- 800 nuevos buses: US$ 128 millones.

- Contratos por 500 buses expresos por 6 meses a operadores de larga distancia: US$ 24 millones.

- 2.700 paraderos (que no corresponden al total prometido): US $ 10 millones de dólares.

Mientras que si se toman todos los costos totales de Transantiago las cifras continúan aumentando y llegan a la impresionante cifra del título de esta nota: US$ 2.816 millones.  De acuerdo a cada programa realizado para mejorar Transantiago tenemos lo siguiente:

Programa 1: Habilitación de vías y corredores especiales e inicio de la construcción de estaciones de trasbordo. Costo: US$ 172 millones.

Programa 2: Concesiones durante años 2005 y 2006. US 230 millones.

Programa 3:  Concesiones después 2006, corredores, estaciones de transbordo, paraderos. Costo: US$ 440 millones.

Programa 4: Mejoras inmediatas post inicio del plan Transantiago suman US$ 102 millones.

Programa 5: Mejoramiento en calles y avenidas de Santiago para que puedan circular los nuevos buses. Costo:  US$ 174 millones.

Programa 6: Gastos administrativos con un total de US$ 43 millones.

Programa 7: Ampliación del la red de Metro. Costo total: US$ 915 millones.

A esto hay que agregar los US$ 290 millones aprobados por el Congreso para financiar el Transantiago a mediados del 2007, y otros US$ 290 millones que se aprobaron para las regiones a petición de los parlamentarios de todos los sectores, como condición para aprobar el presupuesto para Transantiago, y finalmente el préstamo que pidió el Gobierno a Banco Estado por US$ 160 millones hasta marzo, ante la rechazo generalizado en el Congreso por aprobar un nuevo presupuesto.

Si lo comparamos con otras políticas públicas de los Gobiernos de la Concertación tenemos que Transantiago supera con creces a todo el resto de los programas, como Plan Cuadrante (US$ 877,6 millones), Chile Solidario (US$ 663 millones), SENCE (US$302 millones) y Pro empleo (US$ 102 millones).  Sin embargo más allá de los costos,  lo preocupante es que el sistema con todo lo invertido está todavía lejos de normalizarse y hacer preveer que durante el 2008 se necesitarán nuevos métodos de financiamiento, especialmente si el gobierno no quiere depender de las condicionantes que el Parlamento ponga cada vez que se deba votar una nueva propuesta.

A pocos días del 10F, tal como los santiguinos le han puesto a la fecha que cambió la forma para desplazarse por la capital: 10 de Febrero (dónde algunos interpretan la palabra F de Fatídico), los datos expuestos en el medio de prensa hoy día domingo, constituyen una muestra más de que Transantiago se convirtió en una promesa incumplida por todas las aristas posibles y que en menos de un año le ha demandado al país millonarios costos tanto en dinero, como productividad y calidad de vida.

02
feb
08

¡Sorpresa en las calles!

por Clarín 

Es enoooorme! ¡El chofer tiene dos pantallitas y lo ve todo! Los timbres también son diferentes, tienen una tecla más linda, como una pelotita roja”. Ezequiel (10) describe todo en voz alta. Está sentado en el primer asiento del micro junto a su papá Carlos, que es ciego. Y de esa forma comparte con él la experiencia de viajar en el primer colectivo articulado que circula por la Ciudad, un 132 que desde ayer presta servicio entre Flores y Retiro.

No fue un día más para Luis Pizarro (51), un hombre de Colegiales, divorciado y con dos hijos. Tras 18 años como chofer de Nuevos Rumbos S.A. con un legajo impecable, ayer lo felicitó el presidente de la empresa, Alberto Crespo. Es que a él lo eligieron entre 200 choferes para confiarle un vehículo que costó US$ 250.000, tiene 18 metros de largo (los normales tienen 10 o 12) y capacidad para 140 pasajeros, el doble que los comunes. Pizarro practicó sólo un día. Y ayer, a las 7.58, se puso tras el volante para el primer viaje oficial, partiendo desde la terminal de Varela al 1600.

Los pasajeros, que subían ensimismados, se quedaban paralizados con la moneda en alto cuando veían el espacioso interior repleto de asientos. “Está bárbaro. Es increíble ver un colectivo como éste acá”, atinó a decir Jonathan. “Anda muy suave -evaluó Antonela (5), de paseo con su abuela Nila-. Parece un tren”, observó señalando el fuelle que articula al vehículo.

Aunque los más sorprendidos fueron los peatones y los automovilistas, que se quedaban con la boca abierta o señalaban con el brazo al ver ese micro que no se terminaba más. Como dos ancianas, que se llevaron las manos a la cara casi con horror. O un hombre en Once, que siguió varios metros al colectivo para curiosearlo mejor.

“¿Cómo doblás?”, querían saber todos. “Dobla espectacular”, juraba Luis, haciendo parecer fácil una maniobra que, de afuera, se veía imposible. La prueba de fuego fue en Paraguay y San Martín, y la pasó. “Es igual que con un micro común -contó el chofer-. No necesitás abrirte más, porque al estar articulado, al doblar la parte trasera sigue a la delantera”.

Igual, en cada curva el micro parece partirse y la parte de atrás desaparece de la vista para todos los que van adelante. Menos para el chofer, que tiene dos monitores LCD sobre su cabeza. Uno muestra la parte posterior y en el otro se ve lo que hay detrás en el exterior del vehículo, algo muy útil para dar marcha atrás. Cuando los pasajeros tocan el timbre y se abren las puertas, otras cámaras muestran cómo bajan.

El colectivo jamás quedó cruzado en una bocacalle cortando el tránsito. “Tengo calculados los semáforos y si dudo si llego a pasar, espero”, dijo Pizarro, orgulloso, poco antes de terminar su jornada, casi a las 20.

25
ene
08

Metalpar: Industria nacional en avance

por Gastón Doval
solobondis@gmail.com

La llegada de Metalpar en el año 98/99 con la compra de la vieja carrocera BUS, sin duda trajo un aire de esperanza a todos nosotros que nos ocupamos del transporte público. La empresa de capital chileno, se asentó en la planta de Loma Hermosa y a los pocos meses de haber llegado lanzó su primer modelo, el Fénix. El nombre del modelo era más que un nombre, era el significado de la resurrección de una de las carroceras más importantes del país. Al Fénix siempre se lo vendió bajo el nombre BUS Metalpar, cosa que después con los siguientes modelos desaparecería.

 

El Metalpar Fénix, en la línea 51. Foto: solaris22244

Metalpar innovó y creó las plataformas sobre los chasis OH1115L-SB, OH1521L-SB, OH1621L, y OH1721L-SB de los modelos Tango, Milonga y Tronador, sin embargo, más adelante se decidió la únificación de los nombres ya que se cambió la nomenclatura de los modelos de la carrocera para identificarlos con íconos de los paisajes del país. Así, estos tres modelos pasaron a ser llamados Metalpar Tronador.

El Metalpar Tronador sobre OH1315L-SB, circulando por el recorrido de la línea 132. Foto: Megabondi

El giro del mercado a los chasis chicos, como el OH1115L-SB y OH1315L-SB hizo que Metalpar disparara sus ventas. Su fuerte y agresiva política de ventas le valieron contratos enormes con las líneas más grandes de la capital, como la 132, por ejemplo y todas las líneas de la empresa DOTA, sin embargo, esta última forzó la opción de utilizar los chasis Agrale. La empresa de Puente La Noria, sin embargo, no esperó hasta la llegada de los primeros chasis Agrale, para comenzar a operar los Metalpar Tronador – en la actualidad, quedan pocos Tronadores en DOTA que no sean montados sobre Agrale. Son OH1115L-SB y OH1315L-SB.

Metalpar siguiendo con su política agresiva de ventas, comenzó a vender las unidades de piso bajo a las empresas chilenas del Transantiago. Hoy en día se puede ver a los Tronador O500M y OH1315L-SB dando vuelta por las calles de Santiago, como troncales o buses locales – complementándose con sus pares chilenas, las de piso común.

Tras un éxito casi inigualable del Tronador en 5 años de ventas, Metalpar saca al mercado a su nuevo modelo y sucesor del Tronador, el Iguazú.

 

El Metalpar Iguazú presentado en la ExpoTransporte 2007, en La Rural. Foto: Buses Rosarinos

El Iguazú, al igual que el Tronador se ofrecerá con los mismos chasis – estos serán los Mercedes Benz OH1315L-SB y el O500U/1725 y el Agrale MT12.0LE.

Sin embargo, el Iguazú cuenta con una diferencia de ofertas resepecto de su predecesor. El Metalpar Iguazú, se ofrecerá con una versión articulada del modelo. El chasis que equipa al Iguazú articulado (según rumores, todavía no se pueden confirmar ya que hay un solo modelo circulando en la Línea 132) es el O500UA/2836 (por sus siglas Urbano Articulado).

El ingreso del último chasis de Mercedes Benz marca un hito en la historia del Transporte público del país. Por primera vez, se producirán éste tipo de vehículos en la Argentina, con componentes enteramente argentinos.

 

El Metalpar Iguazú de la Línea 132, con chasis articulado. Foto: clctvs

Metalpar ha ayudado constantemente a la renovación del parque automotor de las líneas de colectivos, tanto ofreciendo sus productos con motores traseros o delanteros, ofreciendo un precio conveniente y hasta rebajado para ir ganando terreno. Metalpar, ha demostrado que el servicio post-venta sí importa y que es el factor más importante a la hora de mantener un cliente pero más que nada, la fiabilidad en los productos.

Ojalá, que con la llegada del O500UA, todas las empresas carroceras puedan ofrecer sus modelos articulados. ¡Bienvenido progreso!

 

23
ene
08

¡Gracias! ¡Llegamos a los 10,000 visitantes!

Hace poco menos de un año, comenzábamos a escribir nuestras palabras sobre el transporte público automotor de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires.

Jamás pensé que sólo bondis iba a llegar a tal numerosa cifra en tan poco tiempo, 8 meses. Por eso, quería agradecerles a todos ustedes, que nos ayudaron a crecer, que vinieron, leyeron y nos buscaron.

Gracias a Ricardo por haber colaborado con el segmento que empecé sobre Chile y por haber tomado posesión sobre el para seguir informándonos de las novedades del Transantiago y de todo lo que conlleva su implementación, tanto consecuencias políticas como operativas.

Una vez más, muchísimas gracias por romper la barrera.

sólo bondis, sin ustedes – no es nada!

 Gastón

22
ene
08

Transantiago cierra con gran déficit el 2007, pese a la inyección de recursos.

Por Diario Finaciero y Ricardo J. Delpiano.

Pese a las millonarias inyecciones de dinero que el sistema de transportes de Santiago ha recibido durante el 2007, la situación financiera del Transantiago no mejora y continúa siendo un tema pendiente en el incierto proceso de normalización del plan. según lo publicado en el día de hoy por el Diario Financiero, Transantiago perdió durante el 2007 US$ 358, 6 millones, superando en US$ 68 millones el presupuesto que se consiguió el año pasado: los cuestionados US$ 290 millones.

Frente a las pérdidas sostenidas que el Transantiago viene acumulando, Cortázar aseguró que se debieran disminuir en los próximos meses, segçun vayan creciendo los ingresos. En palabras de Cortázar al Diario, sostiene que “el 60 % de este déficit se explica porque los ingresos del sistema son menores a los que se contemplaba originalmente. El 20% del déficit tiene que ver con el mayor costo del petróleo y de los insumos que utiliza el sistema y otro 20% tiene ver con el aumento de buses y recorridos que se han puesto para mejorar su calidad”. Esto fue parte de los dichos que el titular de la cartera de Transportes precisó ante la Comisión Especial Mixta de Presupuesto del Senado de la República, lo que generó las críticas de la oposición, cuyo senador Jovino Novoa indicó la incapacidad del Ministro para explicar el destino de los millonarios ingresos que se aprobaron y que pertenecen a todos los chilenos.

lordk.jpg

Si bien la imagen es parte de un humor gráfico, la situación financiera del Transantiago no mejora, siendo aún una materia pendiente dentro el proceso de normalización que el Ministro Cortázar se ha propuesto. Foto: Transhumor.

Con este escenario, Transantiago afronta el 2008 con un serio déficit, donde el “pequeño” monto de US$ 160 millones que el Gobierno solicitó al Banco Estado para financiar hasta marzo el plan, poco podrá hacer para ir dándole una normalidad al sistema, y que sin duda es parte de la enorme lista de cosas pendientes para trabajar respecto al otroro plan estrella del gobierno anterior.

Mientras tanto, Cortázar ha convocado a una serie de expertos en transportes, entre los cuales figuran ingenieros de prestigiosas universidades y de centros de investigación, los cuales buscarán resolver las actuales deficiencias y terminar de rediseñar los cambios necesarios para que Transantiago intente funcionar, aunque cada vez más su concepción se distancia de la idea original.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.